Me di cuenta que hablaba del budismo al final del escrito

Los “hallazgos filosóficos” más importantes de mi vida suelen dejar de ser “hallazgos filosóficos marca Jonathan” cuando me doy cuenta que alguien, un par de centenos atrás, ya había pontificado tales dogmas mientras disfrutaba de la fama y la fortuna de ser considerado un intelectual de su época.

Así que la emoción con la que diré lo que a continuación sigue, mengua un poco más cada que recuerdo que, seguramente, a alguien ya se le ocurrió en el pasado. Probablemente lo leí distraídamente en algún libro y cuando llegó a mi mente…  Bah! Iniciaré con la exposición de lo que “descubrí” esta noche entonces:

Fui enviado a un almacén de víveres a adquirir los elementos que mantendrían abastecidas las alacenas del hogar. Arribé sin prisas al estacionamiento, encomendando mi rojezco corcel al dios que cuida corceles rojezcos. Traspasé las puertas robot de cristal robot y entonces tomé una de esas versiones modernas de la antigua carreta, estaba decidido a comprar abarrotes. Después de esquivar a varias personas que parecían molestas por mi presencia en ese carril – pues creo que entré por un portal que tenía un nombre extraño, se llamaba “salida” – las cartulinas anunciadoras de ofertas entraron en mi campo visual, pósteres que habían fallado al intentar capturar el amor que siente una mujer por el mamón que está pegado a su teta – honestamente no parecía ser el resultado del trabajo y esfuerzo de un fotógrafo habilidoso, la mujer no sonreía y el bebé parecía estar muerto… ahora que lo pienso bien, quizás el artista quería decir algo diferente, como  relatar la historia de una mujer traumada por el resto de sus días al saber que la causa de muerte del producto de sus entrañas era un trágico caso de exceso de cariño, la mujer había ocluido las vías respiratorias de su bebé con sus enormes y esculturalmente bellos senos y, por primera vez en su vida, deseaba haber sido una de esas “tablas” que caminan por las calles de la ciudad sin una sola curva que se asome en sus perfiles. Todo eso en UNA foto  – colgaban por doquier y también había varios vendedores de celulares observando el infinito reflejo de los cristales que los rodeaban.

Dejé de darle atención a esas chabacanerías y tecleé CLS en mi DOS mental. Pasé unos cuantos minutos en este soporífero y zombificado estado, cuando inicié con las cavilaciones. Acostumbrado a darle demasiada atención a cualquier vulgaridad, nada causó un gran alboroto de actividad cerebral hasta que titubeé un poco para acercarme al área de las carnes frías, lo único que salió de mi boca fue: “yo quiero estar ahí” – debo aceptar que ya hablo solo en lugares públicos, no a gritos, pero ya existen los soliloquios tan temidos –. Entonces empecé a caminar hacia los embutidos cárnicos y, en el momento en el que estuve ahí, en el sitio que había marcado con una X imaginaria flotando por fuerzas antigravitatorias igualmente imaginarias, simplemente dije: “ya no quiero estar aquí”. Ese mínimo hecho desencadenó una serie de acontecimientos psíquicos trascendentales para mí (por lo menos, en este preciso momento).

En la vida de un hombre mentecato y autóctono que quiere dejar de ser tan simplón y lugareño – debo admitir que estoy empezando a cansarme tanto de esta ciudad y sus acontecimientos que no puedo dejar de anhelar el día en que mi internado y servicio social me lleven a lugares ALEJADOS de Guadalajara y toda la gente de aquí –, cualquier señal de vida inteligente (especialmente la propia) es sobrevaluada y, en ocasiones, bañada con un innecesario diluvio de lisonja que puede asquear a personas ajenas al susodicho. Por esto le recomiendo presionar Alt+F4 o simplemente cambiar de página, pues lo que a continuación sigue puede decepcionarle después de todo el hype que le he dado.

Con esa advertencia siendo un hecho, he aquí la revelación que salió al Internet utilizándome como vehículo:

Creo casi vehementemente que el fin de todo ente es la autodestrucción. Se puede tratar de una célula (con la apoptosis) o de un inmenso universo (con la teorizada implosión que sigue a todo big bang). Para todo nacimiento hay una muerte, a todo amanecer le corresponde un anochecer, cualquier ahorro sirve solo para ser gastado y, cuando uno se decide por botar a la basura cualquier baratija en la que haya gastado su dinero, termina la utilidad del ahorro. Todo lo que existe se va, borrando todo rastro de su existencia en el cosmos. La apocatástasis es la única ley válida en el universo. El único hecho que combate – lastimosamente – ésta inevitable ley es la memoria que los seres con vida desarrollaron a través de los milenios, últimamente conocida como un par de ciencias llamadas “Historia” y “Genética”. La única forma de dejar huella de la existencia de uno es con la descendencia y con acciones célebres que otros recuerden. Pero pasará mucho tiempo y la humanidad evolucionará en una humanidad más civilizada y más sedienta de sangre que luego se extinguirá y nuestro sol morirá muchísimo antes de la implosión universal y pronto, volveremos a formar parte de esa inestable concentración de materia, la cual volverá a explotar y formar nuevos seres unicelulares, dinosaurios, cromagnons, homo sapiens sapiens sapiens sapiens sapiens sapiens y la implosión de nuevo. Nada se convierte en algo y luego en nada otra vez y luego algo y nada y algo y nada.

¿Porqué hay que esforzarse por ser – odio las frases hechas, pero es necesaria – “ALGUIEN en la vida”? ¿Podría usted numerar a 5 personas en la historia del mundo que tuvieron éxito al convertirse en un  “ALGUIEN”? Si va a empezar a nombrar a grandes profetas religiosos que, pudieron o no haber sido charlatanes, está dando a entender que ser ALGUIEN implica tener seguidores que viven bajo las órdenes y caprichos de uno por los miedos y amenazas que a ese ser se le ocurran. Quizás vaya usted a empezar a nombrar a sus escritores favoritos, científicos con IQ’s gigantes, artistas, familiares, etc. Y en realidad los ídolos mas comunes son:

  • Jesús
  • Napoleón
  • Hitler
  • Cleopatra
  • Etcétera

¡Ese Etcétera, cómo me encanta! ¡Mi recomendación personal!

Hasta ahora entiendo que ser ALGUIEN es conseguir la admiración de otras personas y tener poder sobre éstas mismas, lo cual no entra remotamente en mi definición de – Joder! Dejaré de decir esa palabra y ahora me referiré a ella como Brambram –.

Esta serie de pensamientos iniciaron en el almacén y, adecuadamente, terminaron ahí (¡más apocatástasis para todos!). Estaba parado en frente de  los jugos en cartón y yogures (no soy idiota, en el diccionario está escrito como yogur, no como el popular yoghurt que nos venden) cuando me sentí inexplicablemente feliz; tenía cerca de mi alcance todo lo que necesitaba y podría permanecer ahí, estático, por siempre, saboreando el dulce jugo rico en vitamina C y en coloración morada, DETENER el vaivén del big bang y de la evolución. Creo que descubrí que mi definición de Brambram es simplemente alcanzar la quietud. Lo que se traduce en paz espiritual. Lo que se traduce a su vez en Nirvana. ¡POR LA MÁS JODIDA DE TODAS LAS JODAS! ¡Siempre se me adelanta alguien!

¿Podré algún día tener un pensamiento original que pueda llamarlo como propio y no ser acusado de plagio?

¡Seguramente usted piensa que solo quiero adjudicarme el fruto del pensamiento de otras personas! ¡No hay manera de convencer a nadie que honestamente se me ocurrió ésta precisa noche! ¡Bravo Jonathan! ¿Qué te parece si mañana te robas las ideas de los hindúes y explicas cómo se te ocurrió inventar un cohete que lleve al hombre a la luna DÉCADAS después de su invención?

JODEEEEEERRRRRRRRR!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Uno de éstos días podré crear algo GENUINAMENTE ORIGINAL. No. Creo que no. La siguiente actualización de este sitio tratará sobre cómo inventar una máquina que haga cálculos, ahorrándonos la molestia de pensar por nosotros mismos. ¿Que ya existe y se llama calculadora? Ah, la humanidad es tan antigua que cada vez se dificulta más la creación, no por falta de creatividad, sino por la previa existencia de las ideas que uno pensó haber concebido como nuevas.

Quizás estoy loco y ya. Buenas noches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s