Chapter 2: The Ω Institute

reality check-cHis name was Ruggam and he had an unusual cellular configuration; he was a human being written by the will of 46 arcane chromosomes. According to the numerous test results, his fierce and implacable army of bubbles had been invaded by deadly bits of ribonucleic information.

Was it the result of evolution? It seemed like there was a microbiological war going on. He’d never know for sure, it was another absurd coincidence in the infinite series of events that allowed him to live.

The lugubrious optimism in his attending physician was enough motivation to start his own bibliographical review. After he consulted the sciences developed by those who came before, he ratified the news: 93% of his cosmic experience was already over. His expiration date was approaching with demonic celerity; supposing the average evil spirit:

  1. Exists
  2. Is capable of faster-than-light travel (among other malignant abilities)

He was alone in a big house that was no home. He loathed every single technological application, including ELISA. After closing the electric circuit hidden in the walls, a tungsten resistance began to glow within each light bulb.

I’m finished” – Ruggam thought as he scanned his ugly facial features in front of the mirror. He interpreted the face reflected by the rectangular crystal as that of an upset and dazzled Homo Sapiens Sapiens.

Since he was a teenager he considered himself someone incomparably special and he finally had solid evidences that justified his arrogant belief. He was part of a very eclectic club that only produced three million memberships on a global scale per year. His official membership arrived later than he would’ve liked, but now he knew which statistical minority included him and, unfortunately his place wasn’t with the geniuses or the long-lived.

Life’s message was clear enough: “fuck off with your stupid dreams of shit”. There would be no becoming senile while submerged in entheogens. Swarms of nameless babies? Never. He would not become the owner of skyscrapers and international firms. Goodbye to his harem of marvelous and mute monozygotic twins.

Soon the carbonic reasons he had to believe in his own existence would be decomposing 6 feet under… IF they got rid of his corpse –ignoring who, calculating when– in the traditional fashion in that time and place.

Would his swollen carcass deserve a funeral, or would it be chopped apart by a blind robot? Would taxidermy be considered? Lately he couldn’t answer most of the questions formulated in his cerebral cortex.

He’d known about his ill fate for a week. He briefly considered giving up on his normal routine to dedicate himself to ludic activities, but once he accepted he was about to experience death, having fun was not ok. Besides, he knew he was an unregenerate sinner that deserved every infection in the book.

The medical wizard mentioned how most people die ignoring when the countdown of their last 1000 breaths begun. Nobody is ready to receive unsuccessful cardiopulmonary resuscitation maneuvers. Thousands more marched firmly towards the same circle of hell and only a handful of folks got to know how much time was left.

What a luxury!

Knowing he’d die soon invalidated his previous priorities. Suddenly it was impossible to ignore the ineffable affability in every ecosystem. His recently revived conscience was unbearable. He wanted it to be just a nightmare, he didn’t have the resources necessary to avoid the psychological self-flagellation.

He had more than a decade of experience as a hit man. His hands were stained permanently by other people’s blood. Blood he’d shed for money. He’d killed a colossal crowd in the name of affluent conspirators in whose presence he’d never been. Nukes, guns, knives, everything was at his disposal. His generous bosses rewarded him with huge amounts of virtual silver that –up until that week– had sustained vivid illusions of absolute well-being.

In spite of the saddening contents of his lucubrations, he was surprised by the rush of emotions. He’d sworn his difficult upbringing had permanently desensitized him. Had he regained his soul? Not by a long shot, but it certainly was a start.

His shift was about to begin, his reflection disappeared when he turned off the lights. With dilated pupils he walked a path he had memorized. He left his mansion earlier than usual because he wanted to drive slowly and contemplate a world that no longer welcomed him.

He entered the stable where his means of transportation were napping. These were the possessions he’d miss the most (despite cursing the birth of the scientific method). A red internal combustion pony car vigorously neighed once Ruggam injected gasoline in 6 of its 12 throats. Ignoring the potential horsepower under the hood, he made his way towards the road. The speed-o-meter indicated less than 20% of the output was being used.

According to him, it was too late to rectify his path. Any altruism from this point on would be pretentious hypocrisy. He was tired of feeling sorry for himself and frankly he never had any reason to assume himself indestructible.

The seriousness of these news didn’t alter his perfect assistance record. The Anonymous Society assigned him to this project because there were enough stars on his file.

He enjoyed his job as nocturnal overseer at the institute. Ruggam had been trained in a similar facility a long time before. His job was to supervise the guards, these students were highly valued by The Anonymous Society. They couldn’t let their guard down, despite being on an island that wasn’t on the maps. There were several underground organizations with which TAS waged a secret war the media didn’t talk about.

The Anonymous Society had conducted social experiments for more than 3 centuries; by now they already knew what traits to look for in an effective and obedient warrior. The racial variety in the Omega Institute was a faithful reflection of the amount of power TAS had.

Though he drove as slowly as he could, the 100 km. displacement felt very brief. He parked in the usual spot and smiled when he remembered what a full moon implied in this school. He made a brief detour to punch in and have the electronic judge emit its certificate of Ruggam’s punctuality. He didn’t want his own supervisors to notice something was different.

Anuncios
Publicado en The Place I Told You About | Deja un comentario

Chapter 1: Her Absence

Flor del barrio-cMads regarded the full moon while he practiced his usual pastime. He missed everything about a certain girl; unforgettable mole constellations, poorly hidden belches and a mysterious and asymmetrical stare. The dame’s name was Ulrika and she was la flor del barrio; everybody liked her. Mads lived rebuilding each stage of their extinct idyll without ceasing to smile. His happiest memories – the only ones that mattered – were on infinite repeat in his mental theatre. Nothing else would ever be played.

“I don’t think it’s wasteful to remember someone” – Mads told the silent woods, mimicking the character he thought he should be.

Eventually the nearest star became visible again and the sky could no longer be called “night”. Solar warmth felt awfully artificial because that girl had spoiled him. He’d gotten used to a class of exothermic reactions nothing in the universe could recreate. The calendar said it had been 4 years; Mads was looking for a reason to live when he found a reason to die.  Now he possessed an extremely expensive truth; his hypothesis had always been a secret law.

Life had nothing else to show him, he’d seen everything and chose to live in the past reviving dates, phrases, jokes and flavors. Recalling the last time his eyes met hers always got his heart racing:

“Would you rather see me become an assassin or a corpse?” – There had been lethal honesty in Mads’ eyes; hollow social smiles were long gone. He’d foreseen Ulrika’s moves and the only thing missing was the most spectacular ingredient.

“Don’t make me do this, there are alternatives!” – Ulrika said while new tears refreshed her cheeks.

“You summon these waterworks far too easily. STOP FUCKING LYING TO ME! If I’m right, you’re going to…” – Mads was a hateful bastard when he wanted to, and right then he wanted to be one. He was in denial about what was happening. Ulrika was rummaging through her purse; her respiratory rate was higher than usual.

The back of Mads’ tongue perceived the foul flavor of anticipated tragedies.

“I’ll never forget you” – a tearful Ulrika informed as she fired her gun, her bullets transmitted the message her crying had already promised.

Soon after the blares produced by Ulrika’s right hand, Mads’ blood left the inside of its vessels and started clotting on the asphalt. Some of his tissues had been pierced by several grams of lead precipitated at a destructive speed. It was one of the first times death felt certain for him.

On the floor of a filthy alley Mads reached what he thought were his last conclusions; his saddest fear had been confirmed. Ulrika didn’t stay to watch him die.

Whatever was on her agenda must’ve been important” – Mads didn’t want to stay either, but the gunshot wounds didn’t allow him to go. His friends had already warned him; he meant nothing to her. He’d seen her treason coming for a long time and he still answered her call, like the pavlovian beast he now knew he was.

Dying this way felt like an adequate ending. However, the scientists in that epoch accepted life’s challenges avidly and without restrictions. When Mads’ would-have-been corpse was taken to the closest hospital, nobody denied him the opportunity to live on. A small number of so-called experts helped reestablish the physiological balance in the multicellular organism that called itself “Mads”. They released him a few weeks later.

He knew exactly where to find her, but by the time he left the clinic he didn’t look for her. He thought about her all the time, yet he didn’t make plans that included her. Waiting was all he could do; one day his love for her had to end. He hated so much to be himself.

He was in great shape according to the white coat wearers that signed him off, but he didn’t consider himself alive anymore. Survival was his only regret. If that stupid skank had only aimed well…

The time machine he wore around his left wrist emitted a brief auditory memo that brought him back to the present. There had been a phase when he fought to beat the clock but this time it was only 8:00 AM, without eerie connotations. He was convinced his best days had already happened.

“Such molecular beauty! Where did you find so much of it?” – Mads asked aloud, joining the morning song produced by the diurnal fraction of the local wildlife. The forest was already used to his presence.

“In the surroundings, a marvelous group of light-eating creatures synthesized them exclusively for me” – he answered his own question and smiled at the hidden predators.

Soliloquies had become his favorite loquacity-conserving tool. Speech was useful whenever he found someone familiar with his dialect; an event that occurred at least once every 30 planetary rotations. Being 21 years old was about misanthropy.

“Tell them I said thank you, if you ever see them again”

“Will do, noble child of legend!”

He’d been camping there for what felt like a dozen years. He’d return to the city once it started raining again; killing 39 was all he had time for. To know where 39 was, he’d HAVE to interrogate Ulrika, assuming she still lived. He didn’t know exactly how he’d get the information, but he would try his best.

His actions were destined to prevent a certain cataclysm that would mark the beginning of a new age. Mads wouldn’t let Malvolia do all the fighting. Foxtrot’s plan had to work. He was partially responsible for Ruggam’s death. Mads wanted to slay a peaceful being called 39 and didn’t know Ruggam’s sacrifice was on his path for reasons from beyond.

Publicado en The Place I Told You About | Deja un comentario

“Hábitos de Calidad”

Jon era un joven adulto que estaba en su cuarto sintiéndose mal sin sospechar que un robot transdimensional lo acechaba. Iba a pasar otra tarde sin productividad intelectual. No sabía lo peligroso que era un estilo de vida como el suyo. De las 24 horas disponibles de cada día, en promedio 8 las pasaba durmiendo, 7 en la escuela, 2 en desplazamientos, casi 6 en entretenimiento (televisión, internet, videojuegos, fiestas), 2 comiendo y menos de 1 para sus deberes. Aborrecía con sadismo pernicioso cualquier cosa que no le agradara y no sabía que era una trampa. La actividad física no era considerada una prioridad. Consumía más de las 1500 kilocalorías que su estilo de vida sedentario necesitaba para sustentar la homeostasis de sus tejidos. La calidad de vida de sus seres queridos podría disminuir por su culpa.

“Hola terrícola, mi nombre es RDP00A5 y sirvo para recalibrar destinos. Has sido elegido como beneficiario de un programa especial” – dijo el organismo mecánico, haciéndose visible para las retinas del homínido.

“¡¿De dónde saliste?!” – Jon preguntó mientras escudriñaba la morfología del recién aparecido.

“Esa información es confidencial. El mensaje es breve, sugiero no preocuparse” – dijo el robot sin desviarse de su objetivo.

“¿Podrías al menos decirme a qué se debe esta visita?” – la avaricia tecnológica de Jon crecía conforme avanzaba la interacción, esta máquina estaba redefiniendo la palabra modernidad.

“Te conocemos. Sabemos todo lo que has hecho en tu vida. Te leemos la mente en tiempo real. Hemos observado cómo reaccionas al encontrar un obstáculo o conflicto. Sabemos cómo pasas tu tiempo. Tu postura, hábitos y lenguaje corporal son compatibles con el perfil de alguien con baja autoestima a pesar de tu gran potencial. Eres importante para ciertas personas y pronto estarás de acuerdo” – el autómata comenzó a enviar señales eléctricas a las neuronas de Jon. Podía detectar a qué velocidad pensaba el espécimen y sabía exactamente qué receptores estimular para producir los efectos necesarios.

Jon tuvo la sensación de haber aparecido debajo de un puente en una tarde lluviosa. Tenía muchas preguntas pero no quería interrumpir a RDP00A5. Se conformó con la información que decidiera compartir.

“Estamos en uno de los futuros posibles. Han pasado 30 años y sin una fuerza capaz de cambiar tu trayectoria, aquí es donde la vida te vomita” – RDP00A5 guardó silencio cuando apareció el Jon del futuro.

“No mames pinche robot culero, ¿a poco soy ese sarnoso? ¿Por qué estoy aquí oliendo tan feo? Si yo nunca he sido pendejo” – dijo Jon al identificar su propio rostro.

“En esta versión tus hábitos no cambiaron después de mi visita.” – respondió RDP00A5, anticipando su reacción.

“¿Aquí vivo?” – Jon estaba asustándose.

“Sí, desde hace unos meses. Aquí los policías no te molestan. Pasaron muchas cosas en 30 años. Como no estabas acostumbrado a estudiar por tu propia cuenta, no fuiste contratado en el lugar donde te hubiera gustado trabajar. Nunca tuviste bebés y no sabes qué se siente ser padre de alguien. Durante tus años productivos dependiste de un trabajo de tiempo completo para sobrevivir y malgastaste tu salario por no haber desarrollado interés en literatura financiera. 100% de tus ingresos provenían de esa ocupación y no pudiste ahorrar. Aprendiste muy tarde que un trabajo bien hecho no necesariamente es un trabajo bien pagado. Cuando tus seres queridos necesitaron ayuda no pudiste aportar una solución porque tenías tus propios problemas financieros. Agotaste la generosidad de quienes intentaron ayudarte. Odias al presidente, a tu suerte, al vaticano, a los ricos, a muchos de los otros vagabundos, a los niños que te avientan piedras y a la vida en general. Tus posesiones se devaluaron y no hubo forma de recuperar tus inversiones iniciales. Sin la lectura de farmacología no pudiste distinguir entre estupefacientes y desarrollaste adicción a sustancias dañinas como alcohol, solventes, cocaína, heroína y metanfetaminas… si tenía forma de pastilla la consumías sin saber a qué te arriesgabas. Durante tus años dorados fuiste obeso pero conforme cambiaron las condiciones fuiste perdiendo lujos hasta que tu índice de masa corporal pasó de peligrosamente alto a peligrosamente bajo y no pasó tanto tiempo. ¿Quieres oír más?” – RDP00A5 sabía que el ánimo de Jon estaba empeorando.

“No mames, pinche final de mierda voy a tener” – Jon cruzó sus brazos y dejó de hablar, sus sueños nunca se iban a materializar.

“Perfecto” – dijo RDP00A5, ejecutando las instrucciones que había en sus algoritmos.

“¿Qué se supone que haga?” – preguntó Jon, molesto y empezando a odiar al ser eléctrico.

“Es necesario que obedezcas una rutina estricta. Nadie más puede hacerlo por ti. Supongamos que obedeces sin falta. Como no hay manera de reducir tus necesidades fisiológicas de sueño, siempre gastarás 8 horas durmiendo. De las 16 restantes 8 serán para escuela o trabajo, 2 para desplazamientos y 5 de las 6 horas que dedicabas a tu entretenimiento las pasarás desarrollando lo que entiendas por virtud intelectual. Durante la hora restante harás ejercicio por lo menos 5 veces a la semana. La actividad física debe ser ininterrumpida para que sea efectiva. En esta versión no dejas de estudiar al graduarte. Mira cómo puedes llegar a ser si modificas cómo pasas tu tiempo, además de no darte permiso para odiar” – dijo RDP00A5 estimulando receptores diferentes.

“¿Quiénes son esos bebés?” – Jon no quería creer lo que estaba viendo.

“Esos son tus nietos” – RDP00A5 había registrado la expresión facial de Jon en otros sujetos.

“¡Mira, ya no tengo sarna! Soy menos débil que hace rato. ¿Qué pasó? Parezco feliz” – Jon quería asegurarse de terminar en este escenario.

“Envejeciste de otra manera. Dedicaste suficiente tiempo al desarrollo de tus capacidades y después de muchas horas de práctica te convertiste en el candidato ideal para el trabajo que querías. Te aceptaste a ti mismo y con buenas costumbres lograste atraer a la pareja de tus sueños. Conociste a tu sangre. Has leído más de 200 libros sobre temas diversos y eres un ilustre erudito. Antes de que te dieras cuenta sólo 10% de tus ingresos provenían de tu trabajo de tiempo completo. Al no malgastar tu salario pudiste iniciar los negocios que siguen beneficiando a varias generaciones de tu árbol genealógico. Cuando tus seres queridos enfrentaron dificultades ayudaste a resolver sus problemas. Tienes un centro de rehabilitación que atiende a aquellos que quieren progresar. Tu condición física se mantuvo a pesar del paso del tiempo. Tus seres queridos agradecen tu presencia en sus vidas. Eres admirado en la comunidad. Y estrictamente NO volviste a encontrar una razón para odiar” – RDP00A5 puntualizó.

“¿Nomás leyendo y ahorrando?” – Jon quería aprender algo útil.

“Lo más importante es lo último… Debes evitar a toda costa darte el innecesario lujo de odiar los estímulos que la naturaleza te permite presenciar. La ausencia permanente de odio es un tema muy importante. Observa este ejemplo donde conservas buenos hábitos pero decides seguir alimentando a tu odio” – RDP00A5 estaba en la parte difícil de la tarea.

“¿Qué tiene de malo odiar?” – Jon quería ver la diferencia y de repente estaba ahí.

“Se supone que estás en la cúspide a esta edad. Tienes buena condición física y encuentras una nueva musa cada que se te antoja. Nunca aprendiste a valorar a las personas. Sabes distinguir entre las plantas medicinales y consumes exquisitas sustancias como mariguana, LSD, psilocibina, salvia y peyote; pues sabes que las concentraciones plasmáticas letales de estas moléculas no adictivas son inalcanzables. A pesar de saber tanto, sigues generando problemas innecesarios al odiarte a ti mismo, a las mujeres que te regalaron algunas de sus finitas noches, al tráfico, al clima, a los otros empresarios, al lag en los videojuegos en línea, a los errores de otros, a las pérdidas monetarias y bajo estas condiciones virtualmente cualquier evento puede agotar tu paciencia al borde de sentir la sensación ominosa que estamos analizando. En las reuniones familiares no aportas nada positivo a las vidas de tus hijos y siempre les encuentras defectos. Decidieron asesinarte para repartirse las  propiedades y dejar de lidiar contigo y tu culera forma de ver la vida” – RDP00A5 estaba acercándose al final del programa.

“¿Entonces a pesar de tener buenos hábitos VUELVO a lo más espeso de la cagada?” – Jon puso sus manos sobre sus crestas ilíacas y empezaba a considerar esto de evitar permanentemente su costumbre de encontrar algo que odiar.

“Sólo si no cambias. A partir de ahora puedes considerarte informado. Aquí termina mi intervención. Buen viaje, ser” – RDP00A5 se despidió como indicaba el programa, Jon tenía que regresar al pasado a tomar buenas decisiones.

Cuando Jon volvió a su cuarto…

Publicado en Shorties | Deja un comentario

Capítulo 9: Paseo Nocturno

drive north-c“Después de la chacaliza, los despiadados me trajeron aquí y se quedaron con MIS cosas. ¡Partida de cretinos engreídos!” – dijo Mads con las manos empuñadas y algo de saliva espumosa en la boca, víctima de todo el odio que estaba concibiendo en su interior. Había pasado una semana y seguía soñando con salir de la abominable mazmorra conocida como Instituto Ω. Podía sentir las ondas de energía maligna emanando de su mediastino y no se imaginaba que perpetraba el único pecado posible. Era inevitable impregnarse de hostilidad al pensar en cosas que le gustaba aborrecer. Con cada oleada de pensamientos y sentimientos viles, algunas neuronas – en el hemisferio de la mano siniestra – secretaban minúsculas cantidades de una sustancia desconocida que estaba erosionando la limitada paciencia del universo. Aunque amara tantas cosas, cuando generaba odio todo se opacaba y nada más importaba.

“¿Qué es cretino?” – preguntó 39, observando a Mads.

“Alguien estúpido. Un día de éstos vas a saber por qué siempre he dicho que soy de los chingones de por aquí” – dijo Mads haciendo alarde de sus supuestas habilidades.

“¿Y por qué te trajeron?” – 39 quería escuchar a Mads razonar en voz alta. Nunca mentía.

“No sé ¡Odio que no me hayan explicado nada! Me regocijaré cuando mi venganza abrasadora consuma sus restos” – reportó el horriblemente honesto Mads con sus brazos cruzados.

Con todo y verbosidad Mads guardaba cierta distancia de 39, el cual por imitación estaba hallándole lo divertido a amedrentar mentalidades mentecatas y le atizaba un porrazo si lo veía triste. Entonces, los sistemas mecatrónicos de la puerta estimularon sus membranas timpánicas.

“¿Escuchaste eso?” – preguntó Mads volteando hacia la puerta, el metálico croar de los mecanismos centrales encendió sus esperanzas de escapar.

Para su sorpresa, Ruggam descendió frente a los presos y Mads interpretó su llegada como un claro signo de que su situación empeoraba. Se cubrió el ojo derecho con la palma de la mano ipsilateral mientras se imaginaba lo que le iba a pasar. Se rumoraba que sacrificaban a todos los agentes que eran considerados no aptos.

“Híjole, ya valió verga” – dijo Mads en voz baja cuando alcanzó a ver que Ruggam llevaba puesta una armadura extraña. Un secreto festejo triunfal de 39 dio inicio; pasar tanto tiempo con Mads lo había hecho un poco perverso y no se opondría si alguien intentaba mutilar a su huésped.

“Ya te la pelaste pendejo” – dijo 39 contento, seguro de haber empleado correctamente la terminología de Mads, el cual estaba esperando que un agente externo milagrosamente interviniera a su favor ¿morir luchando? ¿Era un oponente suficientemente fuerte? ¿Qué podía hacer contra el repugnante Ruggam y su exoesqueleto eléctrico?

Para fortuna de Mads, Ruggam había tomado la decisión de dejar una huella positiva en la memoria colectiva de sus conocidos y había facilitado la situación cuando Ulrika lo sugirió. Foxtrot había enviado una caja con golosinas y notas.

“¡Nos trajeron algo!” – exclamó Mads al identificar la insignia en la caja que sostenía Ruggam.

“¿Nos?” – preguntó 39; sorprendido de haber sido incluido. Los científicos no lo trataban con igualdad.

“Sí, es el escudo de la bandera que mis aliados y yo usamos para distinguirnos de las otras colectividades. Tal vez se trate de una prueba secreta. ¡No van a creerlo cuando te conozcan!” – la felicidad de Mads se intensificaba mientras se convencía de que no se trataba de una trampa.

“Tienes mucha suerte” – dijo Ruggam haciendo lo único que podía hacer; Mads y 39 tenían que completar las misiones que habían sido diseñadas para ellos.

“¿Qué tan rápido pueden correr? Dejaremos la caja aquí mientras regresamos, emprenderemos un viaje corto” – Ruggam no tenía tiempo ni podía darles demasiada información.

Lo siguieron a través de varios pasillos y elevadores. Su espíritu aventurero estaba a sus anchas. Llegaron a uno de los estacionamientos subterráneos y siguieron a Ruggam hasta una camioneta de pasajeros. Todos los adolescentes que Ruggam conocía adoraban conducir y Mads no era la excepción.

“¿Crees que puedas manejar?” – Ruggam le preguntó a Mads. Estaba ayudándole a producir una conclusión filosófica que le permitiría viajar a través del portal que sus ancestros habían construido. La Sociedad Anónima estaba actuando de acuerdo a las profecías; conseguir que el viajero empezara a utilizar su habilidad especial era su única tarea.

“¡Por supuesto!” – Mads arrebató la llave de ignición de sus manos y se dirigió a la puerta del conductor. Después de haber pasado tantas horas en las pistas se consideraba capacitado para la tarea. Puso la máquina en movimiento y se alejaron del instituto y su iluminación de neón a una velocidad constante.

39 no podía expresar toda la gratitud que sentía, parecía que confiaban en él. Estaba pensando qué palabras usar pero no las encontró. En silencio recordaba cada viaje que había hecho en su vida y en ninguna de las ocasiones había sido sin ataduras. Sus traslados acostumbraban ser dentro de contenedores y nunca podía ver el cielo.

“No hay que volver, vivamos en esta ranfla” – Mads comentó y 39 dio un rugido de aprobación.

“Tus compañeros ya fueron evaluados y quiero elegir al mejor conductor que Foxtrot pueda tener. Pronto entenderás que era la única manera de integrar a 39 a la brigada” – Ruggam ya había hablado con Mads del futuro y le sorprendió haber sido una influencia tan benéfica.

“Eso sería magnífico; sin embargo, ningún otro equipo tiene un integrante de otra especie ¿No va contra las reglas?” – Mads no se imaginaba de qué se trataba.

“Técnicamente el proyecto sigue estando en fase observacional. Creemos que 39 podría aprender de nuestra cultura al interactuar con uno de los nuestros en su hábitat. Debes ayudarnos a comprobar que sería un soldado eficiente. Si tuviéramos un elemento como él en la unidad, nuestra versatilidad combativa crecería. Algún día se familiarizará con nuestras herramientas de trabajo y espero que siga la ideología más prudente – Ruggam tenía razones confidenciales para crear un escuadrón inquebrantable; sólo el tiempo comprobaría si su propósito prosperaría.

Una vez estuvieron de regreso, Mads pudo explorar los contenidos de la caja y 39 pudo degustar manjares que nunca le habían dado por considerarlos innecesarios en su dieta. Mads contestó las notas y su odio no volvió a aparecer esa noche.

Publicado en EL LUGAR DEL QUE TE HABLÉ | Deja un comentario

Capítulo 8: La Satanización del Demonio

excruciating happiness-c

“Vendí y mutilé a mi sensei y a su papá…” – dijo un Mads veterano, comenzando a enumerar con sus dedos – “… cociné viva a mi mascota. Autodestruí mi autoestima antes de que existiera. Van 2 tíos que mato. ¿A poco creyó que me iba a detener con usted? No, dijeron que a chingar a su madre todo mundo y eso es lo que va a pasar. En algo tiene razón y sí, pobrecitas; casi nadie las anhela instintivamente. Pero no se preocupe por que en realidad se supone que los especímenes experimenten mucha tristeza antes de recogerlos. Los robots viejos llevan trillones de años esperando. Total que la reunión estaba hecha una suculenta salchichiza que excitaba y tribulaba a los machos presentes y yo no sabía. Voy a tener que colgar, luego le termino de contar” – el hombre de mediana edad cerró un teléfono que parecía imaginario y lo puso en su bolsillo.

“¿Qué quieres que hagamos esta vez?” – preguntó Latrommi, hablándole a la videocámara que Sartus estaba sosteniendo.

“Va a ser un proceso lento y tedioso. Indirectamente tienen que ayudarme a llegar a la única conclusión lógica. Cuando cumpla 26 años y 2 meses se me acabarán las ganas de repudiar al prójimo y mis poderes se activarán. Como ya les habré contado, lo único que le sobra a la creación es el odio. ¿De cuándo son? ¿Ya les hablé sobre la tolerancia infinita/indiferencia absoluta?” – preguntó Mads buscando datos en la pantalla.

“La última vez nos dijiste que te encerráramos y que hiciéramos una alianza con las otras hermandades” – dijo Malvolia y suspiró mientras Sartus la filmaba.

“¿Y a bracitos cruzados qué no le gustó?” – preguntó Mads sonriendo, casi leyendo su mente.

“No es justo” – dijo Malvolia, poniendo las manos en sus caderas.

“En mis tiempos encontré una mayoría de homínidos homosexuales y fue lo que les pedí a las plantas con raíces móviles. Entre los monos parlanchines sólo deberá haber una casta con lesbianas y varones heterosexuales; los demás al revés. Si hubieran resuelto la problemática en aquellos días, algunos hubiéramos desaparecido ¿Crees que estoy ciego o que soy un estúpido?” – Mads inquirió, imaginándose la respuesta.

“¿Nomás para arruinar las cosas? Todo estaba muy bien” – lamentó Malvolia, plantando la mirada en el suelo y  llevándose una mano a la nuca y después a la boca.

“Es para liberarlos. Ahí están los otros mamíferos y muchos desean a la hembra humana. También me he fijado que especialmente a los caballos y a los leones se les antojan nuestras damas. Ojalá hubiera minotauros otra vez…” – dijo Mads, ofreciendo (como acostumbraba) otros tipos de organismos – “… pero si funcionó y existen, no me los enseñen hasta que les diga que me los enseñaron y, hasta la fecha, no ha ocurrido” – siempre intentaba conseguir más Quelque Sapienses por doquier sin destruirse.

“Que te enseñen ¿qué?” – preguntó Iknotl.

“Los Quelque Sapienses; sólo los he visto a través del portal. Son seres capaces de comunicación verbal y razonamiento complejo, que se tocan la sien y filosofan” – contestó, tocándose la sien.

“¿Qué más nos pasa? ¿Tengo que hacer algo en específico?” – preguntó Ulrika temiendo fallar.

“Si, tu abandono es muy importante dado que te quería hacer feliz. Hazme creer que era semi-correspondido y recuerden, seguiré pensando que los otros varones desean exactamente lo mismo que yo. Te daré los pormenores en otro video. No puedes no traicionarme, el fin justifica todo. La ausencia de odio resuelve problemas. Es increíble. No voy manejando, soy un pasajero más” – dijo Mads, sabiendo que era el responsable de su caída.

“¿Y qué nos puedes decir acerca de las armas y el plan?” – preguntó Sartus, pues había forjado numerosas maneras viables para apropiarse de la isla.

“Nada es como lo imaginábamos. Cooperen con los instructores y si pueden ayudarles a aceptarse, mejor. Siempre fuimos mis especímenes. Me vi obligado a contribuir a  condicionar el comportamiento colectivo. En esos entonces se explotaba la situación y se conseguía sobrevivir vendiendo productos. A menos que los cárteles bancarios desaparecieran, el sádico sistema iba a prevalecer. La cultura donde floreció la teoría (¿o podía llamársele ley?) necesitaba almas mortificadas; no es culpa de La Sociedad Anónima, estaban obedeciendo ciegamente. Se trataba de construir el worst case scenario. Rechazar la naturaleza sexual de los individuos fue fundamental para muchas cosas. Más de una vez les dije que los amenazaran con infernal tortura eterna si tenían muchas parejas sexuales. Sin promiscuidad se evitaron innumerables oleadas de enfermedades de transmisión sexual. El caso de Ruggam fue un sacrificio necesario, como los demás. Mi celibato e interés en las ciencias biológicas fueron consecuencias directas de su diagnóstico. Si hubiera tenido una pareja estable, nunca hubiera aprendido lenguaje corporal. Las desoladas, observadoras y calculadoras mujeres aprendieron a controlarlos con sus dedos índices y demás alegorías cilíndricas, por no decir fálicas. No encontré mucha información acerca de la permanente contracción subconsciente del esfínter anal, pero una vez desaparece, el individuo experimenta menos ansiedad e intranquilidad. Ayúdenles como puedan a aquellos que cruzan sus tobillos, es signo de auto-rechazo. Dejen caer cosas pesadas cerca de ellos. Presionen botones con exagerada firmeza. Muéstrenles la mano empuñada y lentamente ábranla en su totalidad. Ciertos estímulos sensoriales provocan obvias reacciones que no he encontrado descritas en los libros de texto. Nadie hablaba al respecto. Sin aceptación, hay compulsión consumista y deseos de complacer a una sociedad que los rodea y rechaza. Suena cruel pero nos ayudó a ganar y como la teoría ya eclosionó, es prudente desechar el cascarón” – dijo Mads, esperando contribuir positivamente al desarrollo psíquico de sus antiguos aliados.

Mientras tanto, el joven Mads devoraba vorazmente los suplementos que los científicos proporcionaban cada 10 horas.

“Pinche orangután culero” – reclamó Mads en voz baja cuando se dio cuenta que 39 se había tomado el último jugo de uva.

“¡ROAR!” – 39 rugió mostrando sus colmillos amenazadoramente, intimidando al bravucón adolescente. Nadie había explicado por qué estaba encerrado y el gorila cabrón seguía imponiendo su dominio a cada oportunidad.

Publicado en EL LUGAR DEL QUE TE HABLÉ | Deja un comentario

Capítulo 7: Antorcha Aflictiva

spiral-c

Sin enterarse de la inminente bifurcación de sendas que su futuro yo había pronosticado para sus cofrades, Mads se puso a buscar la ametralladora que Latrommi gentilmente le había obsequiado una hora antes. Creía que el fatal fin de Foxtrot era un hecho. Nadie más iba armado y estaba seguro de haber visto a sus acérrimos rivales rodeándolos minutos antes. Tenía la urgente necesidad de proteger a sus aliados.

“¡Dejémoslo para después!” – exclamó Sartus mientras derribaba a Mads.

Malvolia colocó una funda sobre la testa del futuro viajero y todos lo golpearon por culpa de la teoría que iba a desarrollar después. Cada puntapié fue en nombre del método científico. Había sido su propia petición y estaban seguros que algún día comprendería la finalidad de la metodología empleada. Se trataba de un auto-secuestro. Su misión iba a ser exitosa, pero faltaba mucho tiempo para que supiera que existía. Cierta responsabilidad descansaba sobre sus hombros y tenía que aprender a confiar en sus instintos. Técnicamente nunca se equivocaba, todos sus errores eran aciertos.

Ignoraba que estaba destinado a propiciar que pedazos de papel y tinta de todos los colores controlaran a las masas con finalidades 100% dramáticas. Alguien tenía que asegurarse de que el número de conflictos a los que se enfrentara el ciudadano común fuera grande. ¿Cuántos pretextos había para comportarse como un cretino hacia los semejantes? El planeta entero era un horno donde se cocinaban las mentes que habitarían el paradisíaco mundo post-mortem. En la superficie de este particular planeta infernal abundaban las parejas formadas por mujeres heterosexuales y hombres homosexuales en negación y no era casualidad. Cuando descubrió que los seres humanos heredan la orientación sexual del progenitor de sexo opuesto, tuvo que ir al pasado a formar una tribu donde hubiera lesbianas y hombres heterosexuales. No podían ser numerosos en la sociedad que él recordaba. El caldo de cultivo seguía parámetros fácilmente controlables por alguien que pudiera ir atrás en el tiempo a impedir que abundaran los suyos. Pudo haberles dado instrucciones simples para que la vida antes de la muerte fuera ideal. Las parejas de heterosexuales siempre tendrían hijos homosexuales y las parejas homosexuales siempre tendrían hijos heterosexuales. Sin embargo, esta idea a hora tan temprana hubiera destruido a las personas que él recordaba y no pudo ahorrarles el martirio, pues sin ellos no habría a quién martirizar. La teoría del no-odio había sido posible gracias al entorno y esto incluye los tabúes impuestos para prevenir epidemias. Era difícil conseguir que los present tensers se identificaran y aceptaran. Comprendía la situación y nunca quiso dañar por dañar. Las múltiples contribuciones de todos los que alguna vez lo rodearon siempre fueron útiles. El crédito era de todos y de nadie. Se le habían acabado los enemigos y sus decisiones fueron hechas con la intención de que la sociedad resultara la sociedad.

A pesar de todo, la reacción de Mads del presente de entonces fue de ojeriza instantánea. Especialmente hacia Sartus y Malvolia. ¿Cómo era moralmente permisible que lo traicionaran después de tantas aventuras? No era posible que estuvieran atacándolo todos al mismo tiempo. Partida de traidores. ¿Se había equivocado y alguien más lo había capturado?

Le quitaron las ataduras y Mads comprobó la gran firmeza del suelo del “laboratorio” cuando lo arrojaron al interior. La puerta se cerró inmediatamente y en sus profundidades giraron muchos cerrojos. Era muy importante que se identificara con 39 y crearan la alianza que eventualmente les daría poderes a ambos.

“Bienvenido a mis dominios” – dijo 39 con estupefacción y buena pronunciación desde la colina central de su hábitat/laboratorio. Este homínido se le había aparecido desde el futuro varias noches antes pidiéndole que dijera “Bienvenido a mis dominios” cuando lo trajeran sus socios y no había alcanzado a explicar por qué, pero había mencionado algo acerca de no odiar a nadie.

Sin la aparición anticipada, no hubiera reaccionado con tanta tranquilidad. Mads no se dio cuenta que 39 no era un homo-sapiens sapiens; estaba muy ocupado odiándolos a todos por cualquier razón imaginable, como las formas de sus cráneos o lo monumental de sus estupideces. Ignoraba que estaba dándoles razones suficientes a los microorganismos para crear lo que después denominaría “infestación fraternal”, debido a la clara relación causal entre el odio y la presentación de síntomas patológicos. La verdad era increíble. Era difícil convencer al paciente que cualquier cosa se curaría si hacía un esfuerzo consciente por nunca volver a utilizar su gran habilidad para odiar. Sabía de muy buena fuente que la vida no termina verdaderamente al morir.

“¿En dónde estamos?” – preguntó Mads, inspeccionando las instalaciones.

“En mis do-mi-nios” – puntualizó 39, como si no le acabara de decir segundos antes.

Conforme avanzaba el tiempo, Mads pudo percatarse que 39 era un gorila sapiente con sorprendentes habilidades lingüísticas. Se le olvidó momentáneamente la tirria que estaba haciendo ebullición en su putamen derecho.

“¡Estoy hablando con un gorila!” – Mads profirió mientras se sujetaba los lados de la cabeza, no podía creer que fuera posible.

Mientras tanto en la superficie, Foxtrot sans Mads emprendía el viaje de regreso a la oscuridad de sus dormitorios. Sabían que habían puesto a Mads en el lugar indicado y eventualmente conocerían más detalles acerca del futuro.

Iknotl se detuvo de repente y los otros supieron de qué se trataba. Habían dejado asuntos pendientes y no resolverlos iba en contra del consejo que su amigo les había traído desde el futuro.

“La verdad ni siquiera me gustan las mujeres. A mí me gusta todo lo que tenga verga. Bueno, no me gusta; me encanta. Lo mío es la candente acción de varón sobre varón y espero que no se burlen. Sin embargo, tendremos que seguir jugando a los heterosexuales en frente de Mads, y parece que va a estar encerrado un tiempo. Supongo que están decepcionados” – dijo Iknotl con lágrimas en sus ojos, incrédulo de estar compartiendo sus preferencias en frente de los desquiciados como si nada.

“¡Claro que no! Yo iba a decir lo mismo” – agregó Sartus estupefacto.

“¡¿Qué?!” – preguntó Malvolia esperando que fuera una broma o algo por el estilo. Cuando Sartus e Iknotl intercambiaron una mirada, el corazón de Malvolia casi se rompió; no iba a tomar en serio a alguien que no la deseara verdaderamente.

“Mejor que haya dos locas y no una” – dijo Sartus con un tono extravagante, pensando que era absurdo avergonzarse de ser hijo de una mujer heterosexual.

“¿Dos? Somos cinco – contestó Iknotl mirando a sus compañeras.

“Estoy orgullosísima de ustedes” – dijo Latrommi con calidez sin precedentes.

“Eso significa que Mads…” – Ulrika empezó a enunciar.

“No te pertenece” – contestaron Malvolia y Latrommi al mismo tiempo.

Publicado en EL LUGAR DEL QUE TE HABLÉ | Deja un comentario

2e2e2e

punch face in-cCapítulo 6: Rescatista Atrapado

Malvolia, Sartus, Ulrika e Iknotl estaban en un edificio abandonado, filmando con visión nocturna las instalaciones para memorizar la conformación espacial de lo que se convertiría en un campo de batalla. Habían medido cada centímetro cuadrado y tenían que decidir cuál habitación y qué pasillos proteger con torretas automáticas y dónde almacenar las municiones y los equipos de sutura.

“Van a complicarse las cosas” – dijo Iknotl mientras apagaba la cámara; ya habían filmado todos los puntos estratégicos que les habían sido asignados. El callejón era estrecho y sus manos habían tocado brevemente las de Ulrika varias veces durante el recorrido y no pudo evitar apreciar la sensación. Nunca había estado a solas con ella a tan corta distancia. Su aura no era nada desagradable.

“Todo va a estar bien” – le dijo Ulrika, acercándose y dándole un cálido abrazo que Iknotl correspondió inmediatamente. Lo había notado triste desde la última justa y la presencia de Latrommi y Mads la había separado de su natural e instintiva reacción. Era irritable no haberlo podido hacer en cuanto notó que estaba sufriendo. También quería enterarse de todos sus secretos. Era increíble la velocidad a la que estaba empezando a hacerse importante para ella.

“¿Crees que sospechen que iremos armados?” – Iknotl le susurró sin terminar el abrazo, incapaz de decidir si era mejor mirar sus ojos o sus mamas. Si el plan fallaba, no sobrevivirían. Siempre había entendido exactamente a qué estaba adicto Mads, sabía de qué se trataba aunque no podría explicar; él también la anhelaba y parecía suya en esos momentos.

“No sé” – dijo Ulrika, apartándose de él precautoriamente.

Iknotl resintió el final del contacto, Latrommi no era así pero, de ser posible, no perdería a ninguna. Sartus les envió un nuevo punto de reunión y se fueron en silencio. Por momentos era evidente que el anhelo de proximidad era mutuo, pero tal vez estaba malinterpretando la situación. Además, para muchas féminas era natural seducir e Iknotl no creía apropiado preguntarle qué lugar ocupaba en su lista de prioridades, en caso de que ocupara alguno.

“Midamos el tiempo que nos tomaría llegar al lobby yendo cargados y a toda velocidad” – dijo Sartus, indicando que comenzara un nuevo clip de video. Nadie esperaba la presencia que emergió cuando activaron el sistema de captura de video.

“¡Foxtrot! Ha pasado bastante tiempo. Tenemos 40 minutos; es muy importante que la grabación no se interrumpa, ¿de acuerdo? Antes de irme, debo iniciarlos como nuevos iluminados” – El espectro que se dirigía a ellos no los había visto en casi una década, nunca había sabido si los testigos leían su mente o lo veían como un fantasma, pero la realidad de la interacción no estaba en tela de juicio. Era altamente improbable que pudiera reunir los elementos necesarios sin asistencia. Después de todo, ¿para qué había conseguido poderes si no se suponía que los usara para ayudarse a conseguir poderes?

“¿¡Mads!? ¿Qué estás haciendo?” – atónita, Malvolia fue la primera en reconocerlo.

“¡Salvándonos! En estos momentos, Alpha y Echo están camino al puente. Nunca supe cómo se consiguió el armisticio, hasta hace unos meses. He estado meditando lo que necesito decirles, así que espero que memoricen todo; he simplificado las indicaciones. Tienen que llegar al puente” – Mads recalcó; sabía que iban a ganar, dedujo que les había ayudado desde el principio. Se pusieron en marcha inmediatamente.

“¿Qué instrumentos de destrucción llevamos?” – preguntó Sartus con cautela, este Mads ya había visto esta y muchas otras batallas.

“No serán necesarios” – dijo Mads sin decirles porqué. No sabían cómo era posible que el fenómeno presente estuviera ocurriendo y eran los únicos testigos; un torrente de energía estaba invadiendo sus mentes y estaban sorprendidos.

“¿Dónde están Latrommi y mi antiguo yo?” – Mads no quería que se adelantaran ni que se atrasaran. Tenía que asegurarse de esculpir cada cicatriz exactamente como la recordaba; de lo contrario, nunca tendría poderes. Era fácil provocarse su propio dolor cuando ya lo había superado. Sentía gratitud al estar con las amistades de la prehistoria; le hubiera gustado platicar muchas horas, pero tenía que protegerlos a todos y el tiempo se estaba agotando.

“Ya casi llegan a la presa” – dijo Ulrika después de triangular la posición que ocupaban en el mapa. Seguían atravesando el bosque, haciendo caso omiso de la lenta y dolorosa acumulación de ácido láctico en sus fibras musculares.

“Bien. Tienen una misión muy importante y tal vez suene irracional, pero tengo que perder todo. Pisoteen mi autoestima. Ridiculícenme tan frecuentemente como sea posible. No tengo tantos videos de estos tiempos, intentaré conseguir más. Sólo puedo darles lineamientos generales, utilicen su creatividad. Traicionen mi confianza; la tenían al principio. Eventualmente formarán una organización paralimitar llamada La Sociedad Discreta, pero les daré más detalles después. Si esos desastres se materializan, llegaré a la única conclusión lógica e inadvertidamente obtendré los poderes necesarios para conseguir que la vida continúe para siempre en todas las galaxias” – Mads tenía que acordarse de todos los detalles que lo encausaron hacia la teoría. Nunca hacía notas, la improvisación era esencial.

Todos tenían un papel importante en la síntesis de la creencia que le había permitido al espíritu de Mads viajar por el tiempo y el cosmos. Iknotl creía haber hecho un descubrimiento informático, pero nunca se hubiera imaginado la magnitud de la conspiración y la simpleza de la solución.

Mientras tanto, el adolescente Mads estaba lleno de rabia porque Ulrika no estaba con él. Pasarían muchos años para que voluntariamente abandonara su propio poder para odiar. El Mads del presente era el único que podía destruir o reparar, si no descifraba el enigma puntualmente, las estrellas colapsarían y todos los bebés de todas las edades desaparecerían. Tendrían que ocurrírsele miles de ideas paranoides antes de que la más bella aconteciera en su vil mente.

Latrommi detectó a un espía y lo incapacitó de una sola patada. Mientras escuchaba el súbito movimiento, Mads tuvo la sensación de que le pasarían muchas cosas poco gratas y no iba a poder evitarlas… perdición inapelable.

“He aquí mi ponzoña puñil” – dijo el joven Mads antes de sonreírle breve e inseguramente a su atractiva amiga. Creía tener a Ulrika y Latrommi decía estar feliz con Iknotl, no era ningún traidor. Era feliz fragmentando bóvedas craneales y produciendo fracturas faciales. Martillear con el adecuado balance entre velocidad y fuerza siempre le daría buenos resultados. El joven ingenuo pensaba que su brutalidad era lo único admirable en él; si se trataba de seguir machacando la cálcica coraza encefálica de un oponente inconsciente, no se despolarizaba ninguna de las neuronas de sus circuitos inhibitorios.

“Monstruo” – Latrommi emergió del mutismo selectivo, sorprendiendo a Mads y a sus susceptibles oídos. Seres como Mads solían fortalecer su misantropía. Homínidos; buenos para la salvajada. Latrommi utilizó la información de Iknotl para concederse la habilidad de abrir todas las puertas del instituto. Desapareció en el almacén mientras Mads cuidaba la entrada.

Mads no entendía, se sentía condenado a fracasar por toda la eternidad. Las escasas victorias le sabían a derrota. Cuando no era visto como un organismo pernicioso indigno de ser clasificado como un 46XY funcional, los rostros de sus semejantes le informaban que inspiraba sardónica conmiseración. Las manadas de humanos siempre terminaban orillándolo al hermitañazgo o nomadismo. No sabía que su propio odio había sido el origen de su tortura.

“¡A HUEVO HIJO DE SU PUTA MADRE!” – exclamó Mads cuando Latrommi le dio la ametralladora que él mismo-aunque no era exactamente el mismo-le había pedido unos días antes. Sonriendo, escaneó los alrededores buscando a quién dispararle. Latrommi cruzó sus brazos y se pulverizaron las esperanzas que Mads tenía por pasar una velada sin dramatismo. Reconocía que esta llameante ejemplar y su silente desapruebo eran hilarantemente insoportables.

Siempre se había teorizado que arrebatar las instalaciones a los guardias no era nada imposible, pero los últimos que se habían atrevido ya estaban muertos. El Mads del presente creía tener sed de guerra liberadora. No veía fallas en utilizar el mismo método ineficaz para resolver un problema que no tenía que existir. Creía que necesitaban conseguir unidades anti-aéreas y todos los robots que pudieran programar. La primera edificación que asaltarían sería la versión local de La Bastille.

Su odio era el detonante necesario para demoler los núcleos estelares. Todavía ignoraba por qué el interruptor estaba en su cerebro, en un reducido grupo de neuronas conocido como putamen. Muy pocas personas sabían que el sol estaba a punto de estallar; las profecías estaban cumpliéndose con horripilante precisión. Todo estaba en manos de un recluta indisciplinado, débil y claramente maligno.

Foxtrot interceptó a Alpha y Echo en el puente. Antes de que comenzaran a dañarse, el espíritu habló con los adolescentes.

“Mi única misión es convertirlos en seres incapaces de odiar. La ausencia de odio siempre fue la llave. Sin odio, eres confiable para cargar con el universo entero. ¿Es peor odiar o ser odiado? Los sistemas biológicos pueden detectar al odio del pensante. Las bacterias y demás microorganismos tienen luz verde para erradicar a las especies que odien. No me he enfermado desde que hice un esfuerzo consciente por evitar al aborrecimiento en general a toda costa. Ninguna razón es suficiente para odiar. Siempre fue una prueba. No hubiera podido pasar por el portal si los guardianes hubieran detectado la más infinitesimal cantidad de odio. Se precisa de más bebés por doquier” – dijo Mads ante los estudiantes. No era la primera ni la última vez que usaba sus poderes transdimensionales para evitar beligerancias y fomentar la reproducción.

“Ya fui al futuro y si no hay suficientes humanos equipados con la tecnología necesaria para combatir a las fuerzas invasoras, la especie va a desaparecer” – Mads recordó las escenas y se las transmitió mentalmente para horrorizarlos y conseguir más bebés todo el tiempo. No tenía armas ni iglesia, sólo una poderosa idea.

El Mads del presente llegó a la cima de una colina, viendo la reunión como una oportunidad para incapacitar a sus rivales.

“¿¡Los estás filmando en lugar de destazarlos!?” – Mads le reclamó a la camarógrafa. Siguió corriendo, buscando estar a la distancia idónea para explotar al máximo el poder destructivo de su ignívoma y tierna ametralladora.

“No se preocupen” – les dijo el desinteresado espíritu a los iluminados.

Mads del presente no se dio cuenta que un gato lo había seguido. Dio un aullido que asustó al gato y se llevó las manos a los ojos.

“La CONJUNTIVITIS ALÉRGICA…” -gritó Mads olvidando que Latrommi lo escuchaba aunque no gritara- “…inducida por gatos desaparecerá cuando deje de odiar” – Mads finalizó casualmente mientras se veía revolcándose en la maleza.

“Consigan sodomitas heterófobos y expónganme a ellos. Cuando sean intolerantes hacia mí, tendré que odiarlos antes de no odiarlos. ¿Si me explico? Por cierto, explíquenles que tuve que prohibir la homosexualidad cuando fui a llevarles el método científico a los tempranos porque sin estigma y con promiscuidad, la gran epidemia hubiera llegado antes que la ciencia necesaria para tratarla. Lo lamento, pero no encontré otra forma de conseguir que sobreviviéramos” – Mads tenía que repetir todo lo que había afectado a su psique de manera positiva o negativa, y como nunca le habían dicho que ya sabían todo lo que le tenía que pasar, el único que tenía que creer en sus mentiras era él. Había sido testigo de grandes cambios en muchas personas; los destinos de sus semejantes podrían mejorar significativamente y los guardianes transdimensionales seguían alentándolo.

“Cuando el video termine, enciérrenme en el laboratorio que está junto a la cascada; pasaré 8 semanas ahí. Hagan lo que quieran cuando yo no esté viendo. No se odien, pero háganme creer que se odian para que algún día se me ocurra prohibírmelo. Un único mandamiento: no odio. ¿Creen que sea la clave de la inmortalidad? No he odiado pero tampoco he vivido más allá de la expectativa de vida promedio. Tal vez sólo soy otro psicópata con poderes-en el futuro abundan-pero no he observado por suficiente tiempo un número significativo de pacientes” – Mads tenía la noción de que se le estaba olvidando algo. Mucho del dolor en los semblantes de los presentes era real y sospechaba que no siempre habían seguido sus indicaciones al pie de la letra.

Latrommi utilizó las sustancias necesarias para revertir la respuesta inflamatoria y narcotizó electrónica e intravenosamente a Mads. Su armadura se encargaría de monitorizarlo. Fue colina abajo para estar más cerca del grupo de aliados, que seguían escuchando al espíritu. Mads del futuro notó que Latrommi se había reincorporado y se llevó las palmas de las manos a los ojos y se quedó con la boca abierta. Les dio un minuto para readaptarse a las nuevas condiciones y no vio cambios.

“Entonces actúen como si Iknotl y Latrommi tuvieran una relación saludablemente estable. Miéntanle al espécimen con odio, pero no entre ustedes” – dijo Mads con cautela. Todos los cambios que sugería tenían que ser aprobados por los cuantiosos guardianes transdimensionales.

“La relación es saludablemente estable” – dijo Latrommi, anticipando malas noticias.

“¿Cuál de las féminas está más cerca de Iknotl? Resuelvan esta situación con honestidad tan pronto como sea posible. Créanme… sé lo que les estoy diciendo” – Advirtió Mads gravemente serio. Con cada aventura, se hacía evidente que se esperaba que hiciera reducción de daños y estaba convirtiéndose en un jodido experto.

Latrommi supo que algo no estaba bien cuando vio que era Ulrika en torno a quien Iknotl orbitaba en ese momento. Había pasado algo de tiempo, habían hecho contacto visual en un par de ocasiones y no le importó estar tan lejos. ¿Se sentía mejor allá? En ese momento, escucharon un ominoso sonido que no pudieron identificar acompañado de un terremoto de baja intensidad.

“¡Finaliza la transmisión!” – Mads le dijo a Malvolia, la cual presionó un botón y Mads, el gran sonido y el terremoto desaparecieron.

Hicieron una copia para Alpha y otra para Echo; no sabían cómo el futuro Mads obtendría una de las réplicas, pero era un hecho que una de ellas terminaría en sus manos y su misión no iba a fallar.

Alpha y Echo regresaron a sus respectivos cuarteles después de agendar más reuniones, suponiendo que tendrían que seguir haciendo videos con esperanzas de que se repitiera el evento, pues recordaban que había mencionado que tenía “varios” videos y que definitivamente “no eran muchos”, a menos que encontrara más en su futuro, y si era inmortal gracias a la teoría, era altamente probable que regresara desde algún otro punto en la historia.

Cuando la zona se despejó, la tensión incrementó en Foxtrot. Sartus y Malvolia querían decir tantas cosas, pero no podían entrometerse en una situación a la cual eran completamente ajenos. Levantaron el hipnotizado cuerpo de Mads y, como si se leyeran la mente, supieron qué hacer a continuación.

“Nosotros lo llevamos, creo que ustedes tienen que hablar” – dijo Sartus, dirigiéndose principalmente a Iknotl.

“No hay nada de qué hablar, además soy la única con acceso” – dijo Latrommi mientras los alcanzaba, señalando la computadora incluida en el brazo izquierdo de su armadura.

Iknotl metió sus manos en sus bolsillos y no se movió. Se quedó mirando el suelo y su silencio indignó a ambas. Ulrika dio media vuelta y se dirigió a la guarida, la cual quedaba en la dirección opuesta a la cascada. Una frase que Mads les había dicho recientemente pareció reverberar en el subconsciente colectivo de Foxtrot: “Mientras más te acercas al norte, más te alejas del sur”.

“Espera” – dijo Iknotl. Latrommi y Ulrika se detuvieron sin voltear a verlo.

“Vas a tener que ser más específico” – dijo Malvolia por radio. Mads había despertado cuando Sartus dijo que Iknotl necesitaba hablar con Ulrika y Latrommi.

Publicado en EL LUGAR DEL QUE TE HABLÉ, Uncategorized | Deja un comentario